Guion largo o raya ( – )

El guion largo ( – ), mejor conocido como raya es uno de los signos de puntuación más versátiles que existen entre la pluralidad de opciones.

Dependiendo de la naturaleza del caso, el guion largo puede tomar el lugar de otros elementos como las comas, paréntesis o los dos puntos.

A pesar de su versatilidad, este elemento se limita a dos apariencias por oración. De lo contrario, es probable que se produzca confusión en lugar de claridad.

El guion largo vs el guion corto

Uno de los principales problemas, es que los escritores confunden mucho el guion largo con la versión más reducida por ser visualmente similares.

Sin embargo, la versión más larga es un poco más estrecha (-) que su “hermano menor”, por lo que sería el principal indicador de error.

guión largo o raya

Buen uso del guion largo o raya

Al igual que cualquier otro signo, el guion largo se rige de las siguientes normativas gramaticales:

Funcionamiento aislado

Es importante tener en cuenta que el elemento se puede utilizar de manera aislada, si bien como un signo de puntuación de apertura o cierre, por ejemplo:

  • Pedro, mi amor, prometiste que irías conmigo a cenar esta noche -, dijo Esmeralda con los ojos empañados y llenos de dolor.

 Cierre de oraciones o incisos

Muchos de los escritores, toman los guiones para encerrar ciertas oraciones e incisos que se dicen durante un discurso.

En este caso, lo ideal es colocar una raya en el inicio y otra para cerrar totalmente lo que la persona pudo haber dicho.

Elementos incidentales o aclaratorios intercalados  

Es muy importante saber que en los casos de elementos incidentales o aclaratorios intercalados en un enunciado, se procede a interrumpir el sentido con uno de estos valores. Sin embargo, es vital que guarde una relación con el contexto, es decir, que lo que se vaya a colocar tenga sentido con el documento.

Intervenciones en un diálogo (ejemplos)

Uno de los mayores motivos de uso del guion largo son las intervenciones entre dos o más personas al momento de sostener una conversación sin mencionar el nombre de la persona. Un claro ejemplo podría ser el siguiente:

  • Me pregunto mi eterno amor, ¿Qué has hecho esta mañana al despertar? –, dijo Charlotte a verme entrar por el umbral.
  • Nada en especial. Simplemente he estado dando un pase por los alrededores –, respondí sin mucho detalle.

Guiones largos en lugar de paréntesis

Un par de guiones largos pueden reemplazar los paréntesis, ya que son los menos formales y más intrusivos de todos los signos de agrupación.

Es muy importante tener en cuenta que cuando se usan los guiones en lugar de paréntesis, se debe omitir la puntuación circundante, por ejemplo:

  • Al descubrir los errores (los 124), el editor inmediatamente retiró los libros.
  • Todos algunas vez hemos sido inconscientes (yo unas 15), por lo que debemos dejar los defectos a un lago y cambiar.

Además, al momento de utilizar los paréntesis al final de una oración, la regla de los guiones afirma que solo se usará uno solo, por ejemplo:

  • Después de tres semanas en el set de grabación, el elenco estaba harto de su dirección (o, más bien, falta de dirección). Todos renunciaron.
  • Yo era feliz hasta que un bastardo entró en mi hogar y se robó lo que era mío (bueno, lo poco) y me dejó solo en las calles frías de Nueva York.

Pronunciación del guion largo

Al igual que todos los signos de agrupación, la pronunciación del guion largo no se menciona, solo consta de una pequeña pausa de un segundo para continuar con el resto de la palabra.

Es muy importante que durante un discurso, esta pausa no sea notada por el público, pues textualmente es correcta pero verbalmente no.

Además, es fundamental tener en cuenta que el guion es un elemento, por lo que no dispone de un sonido fonético o una importancia significativa durante los discursos.

No se debe confundir con el guion corto.

Deja un comentario